Controlar la anemia durante el embarazo

Controlar la anemia durante el embarazo

  • A
  • A
  • A
658

Controlar la anemia durante el embarazo

La anemia es una insuficiencia provocada en el organismo por la falta de glóbulos en la sangre por lo general, no debemos preocuparnos si en algún momento de nuestra vida nos detectan anemia, gran parte de la población la ha sufrido alguna vez. Sin embargo, existen casos específicos en los que una anemia puede complicarse y ser todo un problema.

Problemas de anemia

Durante el embarazo los cambios que se producen en la mujer son muchos y muy diversos por un lado, nuestro volumen aumenta debido a la revolución hormonal que tenemos en este período, los senos se vuelven más grandes y el vientre se va ensanchando conforme pasan los meses.

El metabolismo sufre constantes alteraciones en el embarazo debido a la cantidad de cambios que se presentan en la mujer ahora, la función alimenticia no solo será para ella misma sino que también tendrá que dar de comer a su cigoto.

La mujer que ha tenido una dieta irregular en los últimos años tendrá muchos más problemas para adaptarse a este tipo de cambios en este momento, su cuerpo requiere el doble de comida, el doble de líquidos en definitiva, el doble de atención.

La cantidad de recursos que consume el organismo en el embarazo puede desencadenar una anemia por eso, es importante que en todo momento controlemos las cosas que comemos y el momento en que lo hacemos.

¿Cómo podemos evitar esta anemia?

  • Dieta equilibrada
  • Consumo de líquidos abundante
  • Descanso regulado
  • Comer frutas y verduras
  • Controlar los tiempos de las comidas

¿Qué hago si creo que tengo anemia?

La anemia tiene efectos distintos según el metabolismo de la persona pero por lo general los síntomas son los siguientes:

  • Cuerpo cansado
  • Agotamiento mental injustificado
  • Falta de apetito
  • Posible estreñimiento
  • Mareos continuados

No obstante, el embarazo puede presentar también este tipo de síntomas sin necesidad de que sea una anemia. Sin embargo, lo importante es que descarte la posibilidad y en el caso de que la tenga, poner remedio. Para todo esto, lo más seguro y efectivo es que consulte a su médico.