Cultivos genéticamente modificados: ¿Hay riesgos?

Cultivos genéticamente modificados: ¿Hay riesgos?

  • A
  • A
  • A
345

Cultivos genéticamente modificados: ¿Hay riesgos?

Cultivos genéticamente modificados

El uso de cultivos genéticamente modificados se acompaña de ciertas ventajas como mayor durabilidad de los cultivos, mayor resistencia a ciertas plagas, entre otros. Sin embargo, la producción de estos cultivos también acarrea ciertos riesgos para el medio ambiente:

  • Posibilidad de generar resistencia: las malezas pueden evolucionar generando resistencia a los productos utilizados durante su crecimiento. Tal es el caso de los herbicidas y pesticidas. Las modificaciones en el ADN de estos cultivos pueden transmitirse a plantas silvestres o nativas. Ya se han reportado en Estados Unidos rebrotes de cultivos resistentes a los herbicidas que invaden los campos y no se pueden exterminar debido a la resistencia que presentan. También es posible que se generen resistencia a plagas que los mismos cultivos controlan. Hasta el momento se ha identificado la resistencia a una toxina (Bt). De acuerdo a los ecologistas, este hecho puede agravarse en los próximos años. La recomendación actual de los bioingenieros es que se siembren plantas no transgénicas en los alrededores con el fin de aminorar la posibilidad de desarrollo de resistencias. Sin embargo, este hecho continúa siendo grave para el medio ambiente ya que cada vez se necesitará más herbicidas y pesticidas para el crecimiento de los cultivos. Además, la desaparición de hierbas malas e insectos también puede afectar la cadena alimentaria.
  • Contaminación de suelos: los cultivos genéticamente modificados también pueden traer consecuencias sobre los suelos ya que pueden contaminarse con toxinas de resistencia y otros químicos generados por las propias plantas. Esto puede disminuir su fertilidad e incluso afectar a la flora y la fauna de la zona.
  • Contaminación genética: esto se da cuando se cruzan especies modificadas genéticamente con especies silvestres o nativas. La colza y la remolacha azucarera son los cultivos con más posibilidad de transmitir sus transgenes a otros cultivos. Como si esto fuera poco, aún no se ha comprobado que los cultivos genéticamente modificados generen mayor rendimiento. Esto se debe a la inestabilidad de las semillas que se utilizan. Por estos motivos, los riesgos potenciales de la expansión de cultivos genéticamente modificados pueden superar a los beneficios, especialmente en el largo plazo. Además, debe tenerse en cuenta el impacto sobre la economía ya que muchos agricultores deberán depender de las mayores empresas multinacionales que controlan el mercado de semillas. El acceso a este tipo de cultivo se vuelve más dificultoso ya que su precio se encarece mucho.

Referencias

  1. Charles M. Benbrook. Genetically Engineered Crops and Pesticide Use in the United States: The First Nine Years. Obtenido el 03 de Abril de 2013.
  2. Rosie S. Hails. Genetically modified plants – the debate continues. Obtenido el 03 de Abril de 2013.
  3. ROSALIND R. JAMES, STEPHEN P. DIFAZIO, AMY M. BRUNNER, STEVEN H. STRAUSS. ENVIRONMENTAL EFFECTS OF GENETICALLY ENGINEERED WOODY BIOMASS CROPS. Biomass and Bioenergy Vol. 14, No. 4, pp. 403-414, 1998.
  4. Jan-Peter Nap, Peter L. J. Metz, Marga Escaler, Anthony J. Conner. The release of genetically modified crops into the environment. The Plant Journal (2003) 33, 1–18.
  5. L. L. Wolfenbarger, P. R. Phifer. The Ecological Risks and Benefits of Genetically Engineered Plants. Obtenido el 03 de Abril de 2013.