Dormir bien contribuye a la salud mental

Dormir bien contribuye a la salud mental

  • A
  • A
  • A
709

Dormir bien contribuye a la salud mental

Los problemas para dormir están casi siempre implicados en los trastornos mentales, como la depresión, la esquizofrenia, la enfermedad de Alzheimer, accidente cerebrovascular, así como lesiones de la cabeza. Además, los síntomas están fuertemente influenciados por la cantidad de horas de sueño que una persona duerme.

Las dificultades para dormir pueden surgir de los medicamentos usados para controlar los síntomas de un trastorno o de cambios en las regiones del cerebro y los neurotransmisores que controlan el sueño. El sueño parece fortalecer las conexiones entre la comunicación de las células nerviosas en el cerebro, un proceso que forma la base del aprendizaje y la memoria.

Científicos en Suiza estudiaron a un grupo de voluntarios a las que se les enseñó una nueva habilidad y se les mostraron imágenes que más tarde tienen que recordar. Las tareas incluían la habilidad de seguir un punto en movimiento en una pantalla de computadora utilizando un joystick. Entonces, a un grupo de participantes se les permitió dormir normalmente durante ocho horas, mientras que otros fueron privados de sueño o sólo se les permitió una siesta. Al día siguiente se les pidió que repitan las tareas y recordar las imágenes mientras sus cerebros fueron escaneados utilizando una técnica conocida como resonancia magnética funcional (fMRI ). Los que pudieron dormir mejor lo realizaron correctamente, y esto se reflejaba en su actividad cerebral. Los resultados revelaron que un período de sueño después de una nueva experiencia que debe ser aprendida puede consolidar y mejorar los efectos posteriores del aprendizaje. Esta mejora proviene de los cambios en el cerebro, la actividad en regiones específicas que codifican para las características relevantes de lo aprendido.

Dormir bien ayuda al cerebro a consolidar las experiencias aprendidas y transformar las memorias débiles que podrían desvanecerse en el tiempo en instalaciones más permanentes. Pero el tiempo que era necesario dormir para que el cerebro se beneficie de este proceso aún no se conoce. Todo el mundo duerme, pero algunas personas duermen menos de la media de la población, otros tienen una estructura anormal del sueño, y algunos medicamentos pueden cambiar la duración de las etapas específicas del sueño.También es necesario estudiar mejor los efectos del sueño sobre el desarrollo del cerebro en los niños.

Los escáneres cerebrales deberían permitir evaluar el impacto neuronal de los trastornos del sueño en pacientes con insomnio, apnea del sueño, la depresión o la narcolepsia. Las próximas investigaciones estarán destinadas a saber qué circuitos cerebrales están involucrados en estos efectos de aprendizaje durante la noche y si experimentalmente se puede mejorar esos efectos. Se necesita evaluar cómo los trastornos del sueño afectan el funcionamiento emocional y cognitivo, y cuáles son los factores biológicos responsables de estos efectos.

Referencias

  1. Sleep and Mental Health.
  2. Your brain, just brighter.