El peso de la obesidad

  • A
  • A
  • A
1402

El peso de la obesidad

Dr. Soler MIC UltraFit

Durante los últimos años, la cantidad de personas obesas en el mundo ha incrementado notablemente incluyendo a Puerto Rico. Muchas personas entienden que este es un asunto de suma importancia para la salud pública ya que la presencia de obesidad resulta en enfermedades peligrosas como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y cáncer. Tanto la obesidad como algunas de las enfermedades asociadas pueden culminar en muerte prematura, lo que es alarmante para todas las personas.

Se pronostica que la obesidad continuará en aumento ya que el ritmo de vida actual dificulta una sana alimentación (WHO, 2000). Contribuyen al problema la proliferación de establecimientos de comida rápida, los avances tecnológicos, los nuevos estilos de trabajo y vida, y la disminución en el ejercicio que realizan las personas. Aunque existen consecuencias fisiológicas, es importante señalar que la obesidad tiene consecuencias severas también a nivel psicológico, económico y social, como: enfermedades de salud mental, acceso a los servicios de prevención y estigma social.

La obesidad es una condición que trasciende el aspecto biológico; se trata de la interacción de diversos componentes (fisiológico, biológico, económico, social y cultural) que se entretejen y que requieren intervenciones integradas.

¿Cómo se Define la "Obesidad"?

Desde la perspectiva biológica, la obesidad se define utilizando como indicador el por ciento de grasa en el cuerpo. Para ubicar a las personas según su peso, se utiliza la medida de Índice de Masa Corporal (IMC) que relaciona el peso de una persona con su estatura. Es más común el uso de libras y pulgadas, para calcular el IMC se divide el peso en libras entre el cuadrado de la estatura en pulgadas y se multiplica el resultado final por el factor 703.

Una vez se obtiene el resultado, si el IMC fluctúa entre 18.0 y 24.9 el peso de la persona es saludable, mientras que un IMC entre 25.0 y 29.9 significa que está sobrepeso. Si la persona tiene un IMC mayor de 30.0 se considera obesa. Aquí estriba la diferencia entre obesidad y sobrepeso a partir de este criterio. Cabe señalar que el sobrepeso se considera el comienzo de la obesidad; algunas personas le han llamado "pre-obesidad".

Definir el concepto obesidad sólo a base del exceso de grasa no da cuenta de las particularidades en el estilo de vida de cada persona ni en cómo éstas influyen en sus patrones de alimentación.

En los comienzos del siglo XXI, se define la obesidad es una condición epidémica, metabólica, crónica, heterogénea, estigmatizada y con comorbilidad múltiple, definida por el exceso de grasa corporal, cuya magnitud y distribución condicionan la salud del individuo. La obesidad resulta de factores: a) genéticos (enzimas, hormonas, etc.) y b) del medio (alimentación hipercalórica e alta en grasa, con exceso de azúcares, falta de fibra en la dieta y sedentarismo obligado).

En adición las personas obesas se sienten culpables por su condición, disminuyen su autoestima y sufren de rezago y desadaptación social. Esta es una definición biopsicosocial de la obesidad convierten a la obesidad en una condición de salud que amerita atención como enfermedad y no como una condición meramente estética.

El PE$0 de la Obesidad

En Estados Unidos y Puerto Rico la obesidad se considera una epidemia. Aproximadamente el 27% de las personas estadounidenses cumplen con el criterio establecido en el IMC para una persona obesa. La obesidad se presenta equitativamente en ambos sexos, pero existe evidencia de que más de un 30% de las mujeres en E.U. están obesas y un 55% está sobrepeso, mientras que para los hombres la cifra es de 35%. La OPS (2004) asegura que la comunidad latina de E.U. es una de las más afectadas por la obesidad ya que sobre el 60% de sus integrantes están obesas o sobrepeso.

Puerto Rico

El Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS) es un sistema de recolección de datos que monitorea las conductas de salud en varios estados de los Estados Unidos y Puerto Rico. Estimó que en la Isla ha aumentado la cantidad de personas con sobrepeso y obesidad. El por ciento de personas con sobrepeso y obesidad aumentó de 52% en 1996 a 61.6% en el año 2010. En 1996, un 37.2%) de las personas estaba sobrepeso y en el 2002 esta cifra subió a 39.6%. El riesgo de estar sobrepeso aumenta de los 18 hasta los 54 años. La obesidad aumenta entre los 18 a los 44 años de edad, disminuye entre los 45 a los 54 años y vuelve a aumentar entre los 55 y 64 años.

Por otra parte, la prevalencia de sobrepeso y obesidad con enfermedad nos lleva a pensar en las siguientes cifras;

  • 60% de la población en Puerto Rico esta en sobrepeso y/o obesa.
  • 60% de las principales causas de enfermedades crónicas (Diabetes, enfermedades cardíacas, etc.) son producto del sobrepeso y obesidad.
  • 60% de los costos de salud en Puerto Rico están directamente atados a los efectos del sobrepeso y obesidad.

El aumento significativo de casos de obesidad y sobrepeso en el país y en el mundo provoca una reflexión sobre las consecuencias y alternativas relacionadas a esta epidemia que la convierte en la raíz principal de los problemas de salud de nuestra población.

Consecuencias del "PE$0 De La Obesidad"

Consecuencias en la Salud Física

La obesidad se ha relacionado con otras condiciones de salud como:

Como consecuencia directa de la obesidad, la esperanza de vida es menor y ocurren muertes prematuras.

Estigma

El estigma social es un atributo profundamente denigrante que hace a una persona casi inhumana. Existen tres tipos de estigma:

  • Malformaciones físicas o abominaciones corpóreas
  • Imperfecciones de carácter individual
  • Estigmas tribales que implican pertenecer a un grupo social menospreciado al poseer deformaciones físicas visibles o diferencias en la forma estructural de su cuerpo

Un ejemplo del estigma que sufren las personas obesas es la discriminación en lugares de empleo asalariado. Este rechazo aumenta si se trata de una mujer (Cortesi, 2005).

Este estigma se manifiesta también en la niñez. En los niños y niñas con sobrepeso y/o obesidad significa que:

  • Se les selecciona con menor frecuencia para equipos de deportes
  • Atraen menos al sexo opuesto
  • Son menos populares
  • No se les invita con tanta frecuencia a participar de actividades con otros niños/as
  • Son más vulnerables
  • Otras personas hieren sus sentimientos fácilmente

En las escuelas a los niños y niñas obesos se les priva de jugar con otros/as y usualmente son motivo de burla o acoso "bullying".

Factores que Contribuyen a la Obesidad

Factores Genéticos

Las personas debemos comer una dieta balanceada de proteínas, carbohidratos, grasas y minerales para mantenemos saludables. Sin embargo, en algunas familias existe una tendencia a ganar peso debido al papel de la herencia en la acumulación de grasas y mayor dificultad para quemarlas. En las familias en las que el padre o la madre es obesa, aproximadamente el 40% de los niños y niñas en el hogar también lo son.

Factores genitivos obtenidos de estudios recientes, apuntan a que existe un gen en el cromosoma Xp11 que se relaciona directamente con el desarrollo de la obesidad.

Factores Sociales

Patrones de alimentación

Comúnmente escuchamos frases como: "Yo no desayuno", "Yo como bien tarde en la noche", "A mí me gusta picar 12", entre otras. Estas frases nos permiten acercarnos a eso que llamamos patrones de alimentación. Las personas desarrollamos nuestros propios patrones para alimentarnos, tomando en consideración compromisos cotidianos y olvidando su efecto en nuestro organismo. Los patrones de alimentación se aprenden, principalmente de la familia.

Las emociones y tensiones influyen en nuestra ingestión de alimentos. Cuando las personas están ansiosas, tristes o tensas, usualmente ingieren más calorías que las que requiere su cuerpo afectando el patrón metabólico de utilizar esas calorías en fuentes de energía. "Queremos comer para vivir, no vivir para comer".

Estilos de vida

En las sociedades occidentales, debido al estilo de vida que impera, la aparición de trabajos sedentarios y el incremento de establecimientos que venden comidas rápidas y menos saludables son las razones principales para recomendar una modificación en el estilo de vida. El estilo de vida moderno no fomenta un buen estado de actividad física. Muchos de los adelantos técnicos tienen como propósito eliminar toda fatiga física en las actividades cotidianas. Ejemplo de ello lo son; la televisión, la computadora, los elevadores, las ventanas automáticas de los autos, las podadoras de grama con asiento, entre otros, contribuyen a crear un estilo de vida sedentario que relega el ejercicio a un segundo plano. La televisión ha sustituido la actividad física en los niños y niñas, por mucho tiempo reduciendo la actividad física y el aumento en conductas sedentarias.

Por último, la obesidad está relacionada directamente con el estatus económico en muchas instancias. Las personas con menos poder económico tienen mayor acceso a comidas de baja calidad con un alto contenido de grasas y azúcares, que satisfacen su apetito pero incrementan sus posibilidades de adquirir peso. Los alimentos que promueven una mejor nutrición como las frutas, las verduras y las carnes tienen precios muy elevados que los hacen inaccesibles a quienes tienen menor poder adquisitivo.

Esto ocurre también con el acceso a servicios médicos para tratar la obesidad. Muchos tratamientos poseen costos muy elevados, dificultando el acceso a los mismos y, por consiguiente, su mejoría. Esto incluye los servicios privados que ofrecen programas para adelgazar. Queda señalado que los patrones de alimentación, la cultura y los estilos de vida son factores sociales que impactan directamente la obesidad en las personas.

¿Cuáles son las Alternativas?

La política pública debe mejorarse hacia una más impositiva y proactiva donde se enfatice en los estilos de alimentación sana y saludable desde temprana edad incluyendo al núcleo familiar como parte integral de este proceso.

De igual forma, podemos identificar los ambientes "obesogénicos" que conllevan a estilos de vida sedentarios en familia y promover una actividad física cardiovascular al menos 2 veces en semana para fomentar un cuerpo en movimiento y la unión familiar.

Por último, para declararle la guerra a la Obesidad y únete a la campaña del Dr. Soler, "El PE$0 De La Obesidad" donde queremos demostrar como País que podemos adelgazar y bajar 5 libras de peso de nuestro cuerpo en este mes de Septiembre, mes de la Prevención de la Obesidad para servir de ejemplo al mundo entero que como sociedad podemos darle un giro 180 grados a la obesidad y ganar más salud.

Queremos que en este mes todo aquel que sufre de sobrepeso se proponga a bajar 5 libras por mes y invite a otros con la misma condición a llevar acabo la misma acción. El propósito es crear una cadena de acción ciudadana que continúen propagando el mensaje "Ni una libra más" apuntó el Dr. Soler. El equipo de trabajo de Dr. Soler estará ofreciendo orientación gratuita sobre como adelgazar saludablemente en su portal de Facebook Dr. Soler MIC ULTRA FIT y página web: www.drsolermic.com.

Recuerda el sobrepeso y la obesidad son condiciones que tienen una cura.