HFCS y Diabetes

  • A
  • A
  • A
9571

HFCS y Diabetes

Inyección de insulina

El jarabe de maíz de alta fructosa es un endulzante y aditivo alimentario muy utilizado en la elaboración de alimentos y bebidas. Se encuentra principalmente en productos de pastelería y panadería, dulces, jaleas y bebidas. Como su nombre lo indica, contiene alta cantidad de fructosa, el azúcar natural de las frutas.

Algunas investigaciones han mostrado una asociación positiva entre grandes ingestas de alimentos con jarabe de maíz de alta fructosa y trastornos metabólicos como aumento de grasa corporal, aumento de triglicéridos (grasas en la sangre), insulinorresistencia e hipertensión arterial.

Aquellas personas con Diabetes o Insulinorresistencia pueden ser más propensas a desarrollar ciertas complicaciones como consecuencia de la ingesta de altas cantidades de fructosa. Esto se debe a que la hormona insulina, encargada de permitir el pasaje de glucosa al interior de la célula, no puede actuar. Como consecuencia, estos pacientes presentan niveles elevados de insulina y glucosa en sangre.

Mecanismos por los cuales altas ingestas de fructosa pueden causar problemas metabólicos en personas con Diabetes o Insulinorresistencia:

  • La fructosa no necesita de la acción de la insulina para ser utilizada. Como consecuencia, puede acumularse en el interior de las células.
  • El exceso de fructosa favorece la formación de triglicéridos (grasas en la sangre). El exceso de triglicéridos está asociado a pancreatitis y aumento del riesgo cardiovascular.
  • La ingesta excesiva de fructosa también está relacionada con disminución en los niveles de leptina. La leptina es una hormona segregada por el tejido graso que favorece la sensación de saciedad. Los niveles bajos de esta hormona en sangre están asociados a mayores ingestas de alimentos.
  • La ingesta de fructosa en exceso también está relacionada con aumento en la cantidad de grasa abdominal (cintura). Este es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, problemas cardíacos, ateroesclerosis, entre otros).

Si bien son necesarios más estudios, la moderación en el consumo de alimentos con jarabe de maíz de alta fructosa es importante especialmente en personas que padecen trastornos metabólicos como los diabéticos. También debe destacarse que posee el mismo efecto la fructosa proveniente de las frutas u otras fuentes naturales que aquella que se encuentra en las bebidas y alimentos con jarabe de maíz de alta fructosa. Esta última es la que se asocia con problemas del metabolismo.

En Conclusión

La fructosa no es el azúcar de los diabéticos, como muchas veces se dice. Si bien su consumo no aumenta los niveles de insulina en la sangre, contribuye al recuento de hidratos de carbono del total de la dieta.

Referencias

  1. Kay Parker, Michelle Salas and Veronica C. Nwosu. High fructose corn syrup: Production, uses and public health concerns. (2010) Biotechnology and Molecular Biology Review Vol. 5(5), pp. 71 – 78.
  2. Suzen M Moeller, Sandra Adamson Fryhofer, Albert J Osbahr, Carolyn B Robinowitz, and for the Council on Science and Public Health, American Medical Association. The Effects of High Fructose Syrup. (2009) J Am Coll Nutr, Vol. 28 no. 6 619-626.