Los riesgos y beneficios del dosaje de Antígeno Prostático Especifico (PSA)

Los riesgos y beneficios del dosaje de Antígeno Prostático Especifico (PSA)

  • A
  • A
  • A
3027

Los riesgos y beneficios del dosaje de Antígeno Prostático Especifico (PSA)

Cáncer de próstata

El dosaje de antígeno prostático (PSA) específico es una de las pruebas que se realizan con el fin de detectar posibles casos de cáncer de próstata. Cuando esta antígeno se encuentra aumentado en sangre, es muy probable que ese hombre padezca hipertrofia prostática benigna o cáncer de próstata. Es un método de sondaje que ha ayudado mucho a mejorar los diagnósticos tempranos del cáncer de próstata en los últimos años. Sin embargo, se ha planteado la posibilidad de que este análisis traiga más riesgos que beneficios.

Si bien el cribado de antígeno prostático específico ha contribuido a la detección temprana de muchos canceres en estadio inicial, la mortalidad por esta causa no ha sido disminuida.

Los riesgos asociados a la detección de concentraciones de PSA en sangre son importantes, especialmente cuando se tiene en cuenta que gran parte de los pacientes en los que se ha detectado altos niveles de PSA no hubieran desarrollado ni síntomas ni complicaciones en relación a esta enfermedad a lo largo de su vida. Los pacientes que tienen elevado el PSA en sangre deben realizarse una biopsia que es un estudio invasivo que también tiene sus riesgos (infección, hemorragias, dolor, ansiedad y las consecuencias psicológicas de un resultado falso positivo). Además, no todas las personas que tienen niveles elevados de PSA en sangre tienen cáncer de próstata, y de hecho el dosaje no permite diferenciar entre los dos tipos principales de cáncer.

La US Preventive Services Task Force ha cambiado sus recomendaciones respecto al dosaje de PSA. Según este organismo el dosaje reduce en forma mínima a nula la mortalidad por cáncer de próstata y los riesgos asociados al diagnóstico y tratamiento son innecesarios en la mayoría de los casos. Se considera que son necesarios más estudios para conocer en profundidad el costo-beneficio del cribado de PSA en varones menores de 75 años, mientras que en personas mayores está absolutamente contraindicado.

De acuerdo a la American Cancer Society, el cribado de PSA solo debe hacerse en caso de que el paciente esté debidamente informado por el medico acerca de la intervención, de sus riesgos y beneficios. Por lo tanto, es necesario que el paciente consulte con el médico y éste analice cada caso en particular.

Con el fin de disminuir la mortalidad por cáncer de próstata sin riesgos elevados de sobre diagnósticos y sobre tratamientos, sería mejor instaurar una estrategia para definir con más precisión la población de riesgo.

Referencias

  1. Marzo-Castillejo, Mercè; Nuin-Villanueva, María Ángeles; Vela-Vallespín, Carmen. Recomendaciones en contra del cribado de cáncer de próstata con antígeno prostático específico. Aten Primaria. (2012) vol.44 núm 07.; 44:377-8.
  2. Análisis del antígeno prostático específico (PSA). Instituto Nacional del Cancer.