Manejo de la acumulación del Cerumen

Manejo de la acumulación del Cerumen

  • A
  • A
  • A
2760

Manejo de la acumulación del Cerumen

Manejo de la acumulación del Cerumen

“Siento los oídos tapados, es como una presión que no me deja escuchar nada y a veces siento dolor en el oído”; estos son los síntomas de una simple acumulación de cerumen en nuestro canal auditivo. El primer paso para no tener este tipo de situación tan incómoda es evitar que suceda.

¿Cómo logramos que no se acumule la cera en nuestros oídos?

Pues es muy sencillo, no entrar nada al canal auditivo. Nada es absolutamente nada, el famoso palillo de algodón solo se usa para limpiar la oreja, esta es el área externa también llamada aurícula. Estos palillos de algodón lo que hacen es pegar la cera hacia el tímpano y dificultan más su extracción y la eliminación natural.

Para mantener limpio el conducto auditivo, se aconseja que nunca se limpie el oído «más allá de donde llega el dedo meñique, que coincide justamente con el lugar donde están las glándulas sebáceas encargadas de fabricar la cera». Se ha encontrado que si se introduce cualquier objeto rebasando este límite, puede estimularse aun más la secreción de cera y provocar que empeore la situación.

¿Qué es el Cerumen?

La cera o cerumen es una mucosidad espesa, el resultado de la secreción de las glándulas ceruminosas situadas en el tercio externo del oído externo cuya misión es proteger el conducto auditivo, este es el canal que va desde el tímpano hasta el exterior del oído.

Esta mucosidad es la que se encarga de mantener el ph de este canal, pero cuando se acumula en exceso puede provocar su obstrucción y dar lugar a los tapones. Perder audición de manera repentina o tener la sensación de escuchar nuestra propia voz mientras hablamos (fenómeno conocido como autofonía) puede indicar la presencia en el oído de los llamados tapones de cera, un trastorno cuya incidencia se multiplica durante los meses de verano.

También es frecuente que, al masticar, se tenga la sensación de estar escuchando el ruido que producen las mandíbulas al chocar entre sí. El dolor de oídos puede ser de intensidad media, y en la mayoría de las ocasiones es necesario recurrir a tomar analgésicos. Otro síntoma puede ser una sensación de inestabilidad en ocasiones, un tapón en el oído puede provocar leves mareos y tinnitus.

Nuestro cuerpo tiene diferentes mecanismos de defensa y poseemos áreas que no necesitan una limpieza exagerada, una de ellas es nuestro canal auditivo, como mecanismo de defensa tenemos lo que es la Cera. Este nos protege de cuerpos extraños que entren al canal actuando como una sustancia pegajosa que los atrapa y no deja que invada la membrana timpánica conocida como Tímpano.

Si el tímpano es lesionado podría tener acceso al oído medio y provocar otras patologías como una otitis media. Cada vez que entramos el palillo de algodón al canal auditivo lo que hacemos es alterar el proceso natural de limpieza del oído por un exceso de higiene mediante el uso de métodos inapropiados provocando la acumulación interna del cerumen.

Los tapones en el oído pueden ser de dos tipos:

  1. Los tapones de cera son los más comunes y están causados por la acumulación excesiva de cera.
  2. Los tapones epidérmicos, menos frecuentes, son más oscuros, de una cera amarillenta, y se producen por descamación epitelial.

El conducto auditivo externo tiene una piel que es migratoria y sale del tímpano hacia afuera. Al llegar al final del conducto, esta piel se mezcla con la cera y se forman pequeños detritus.

Cuando el mecanismo no funciona bien, se forman tapones epidérmicos. Los tapones de cera en el oído tienen mayor incidencia en verano. ¿La razón principal? La cera acumulada en el oído absorbe el agua y se hincha, lo que provoca la formación de un tapón, a veces bastan actos tan simples como un lavado de cabeza o una ducha para que se formen tapones en el interior del oído.

Cabe considerar que en los niños es más difícil precisar algunos de estos síntomas, entonces es cuando la manera más adecuada será realizando el examen rutinario de audición donde se tratara de descartar la obstrucción del conducto por tapón de cerumen.

Tratamiento

Para terminar con estas molestias no existe más solución que extraer el tapón de cera. La extracción manual es la más utilizada y no presenta dificultades cuando es realizada por un profesional médico, normalmente, se recurre a reblandecer el tapón con gotas cerumenoliticas (que contengan el componente carbamide peroxide) al menos unos días antes de la extracción manual.

La principal causa de la aparición de tapones de cera en los oídos es una higiene incorrecta de esta zona, por lo que el único modo de prevenir su aparición es no limpiarla en exceso, «no intervenir en el proceso natural de limpieza del oído».

¿Qué debe hacer usted?, para limpiarse el oído basta con mojarse el oído en la ducha y limpiar la zona más externa de la oreja con una toalla fina, recuerde que no debe introducir nunca palillos de algodón ni otros objetos en los oídos.

Los pacientes con tendencia a fabricar tapones con más frecuencia deben acudir a su especialista aproximadamente de 2 a 3 veces al año, y debe visitar a su audiólogo al menos una vez al año o si nota una pérdida en su capacidad auditiva.

En Arecibo Audiology Center te podemos ayudar, llámanos hoy para una cita (787) 680-7999.