Métodos naturales para oxigenar el cuerpo

Métodos naturales para oxigenar el cuerpo

  • A
  • A
  • A
Versión impresaVersión PDF 17411

Métodos naturales para oxigenar el cuerpo

Métodos naturales para oxigenar el cuerpo

El oxígeno es un componente esencial para nuestro cuerpo, no sólo para la respiración sino que también participa en numerosas reacciones metabólicas como la obtención de energía a través la oxidación de los nutrientes. Por otro lado, cuando las células de nuestro cuerpo son privadas de oxígeno, mueren. Expertos han encontrado una conexión entre el cáncer y la falta de oxígeno, ya que se ha probado que las células cancerosas son anaeróbicas, es decir, no necesitan del oxígeno para reproducirse. También se ha comprobado que el PH alcalino favorece la oxigenación del cuerpo.

Una correcta oxigenación contribuye a eliminar desechos tóxicos a través de su oxidación. En este proceso es fundamental el buen funcionamiento de los glóbulos rojos que transportan hemoglobina hacia todas las células del cuerpo. La hemoglobina es una proteína transportadora de oxígeno.

Existen al menos cuatro maneras de aumentar la concentración de oxígeno en nuestro cuerpo y evitar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas:

Llevar una dieta alcalina: algunos alimentos dejan residuos ácidos lo que lleva a una disminución en el PH de la sangre. Estos son los alimentos de origen animal (carnes, lácteos) y aquellos refinados y procesados. Sin embargo, los vegetales, frutas, frutos secos, semillas y granos dejan un residuo alcalino. Si estos últimos predominan en nuestra dieta, los niveles de oxígeno se incrementan.

  • Beber suficiente agua: No sólo es necesaria para la utilización del oxígeno, sino también para el transporte de sangre. La calidad del agua es fundamental. Por este motivo debe ser filtrada o mineralizada.
  • Respirar correctamente: cuando tomamos aire con la parte superior del cuerpo, los vasos sanguíneos se contraen reduciendo la llegada de oxígeno a las células. Por este motivo, es recomendable realizar respiraciones lentas (12 por minuto aproximadamente), desde el diafragma y a través de la nariz (en lugar de la boca).
  • Actividad física diaria: Practicar actividad física aeróbica (natación, caminata, trotar, andar en bicicleta) ayuda a aumentar el nivel de oxígeno. El ejercicio aumenta la eliminación de residuos a través del sistema linfático.  De esta manera, es más beneficioso realizar al menos 15 minutos diarios de actividad intensa aeróbica en vez de una hora de actividad de fuerza en el gimnasio.

Mantener los niveles de oxigenación en alto no sólo ayuda a prevenir enfermedades sino que también contribuye a aumentar la vitalidad, mejorar las funciones cerebrales y reducir el estrés.

Referencias

  1. Oxygenate your body - How to restore oxygen balance and help prevent disease.
  2. 4 powerful ways to oxygenate your body, part 2