Tonsilolitos: causas y posibles tratamientos

Tonsilolitos: causas y posibles tratamientos

  • A
  • A
  • A
Versión impresaVersión PDF 57860

Tonsilolitos: causas y posibles tratamientos

Niño con boca abierta
Anatomía de la boca humana

Los tonsilolitos o cálculos amigdalinos son formaciones similares a "piedras" que se alojan en las amígdalas, las glándulas que se ubican en la zona posterior de la garganta.

Los tonsilolitos pueden llegar a ser visibles e incluso pueden tener un tamaño extremadamente anormal. Estas piedras se forman debido a la acumulación de comida en esta zona de la garganta. Con el paso del tiempo comienzan a proliferar bacterias, células muertas y otros compuestos como consecuencia del proceso de digestión, además de mucus. De esta manera, se forman los tonsilolitos.

Si bien los cálculos amigdalinos no tienen malignidad, constituyen la principal causa de mal aliento o halitosis a tal punto que el paciente puede verse afectado en su vida social. Si los cálculos son grandes pueden causar odinofagia y disfagia.

Causas

Las causas de la formación de los tonsilolitos aún no están determinadas. Existe un proceso de calcificación en el desarrollo de los mismos, a pesar de niveles normales de calcio. Las repetitivas inflamaciones de estos cálculos llevan al desarrollo de fibrosis, que es un proceso similar a la cicatrización y luego se depositan sales inorgánicas. Se ha propuesto otros posibles mecanismos de formación tales como la existencia de tejido amigdalino ectópico (fuera de lugar), la formación de cálculos en los conductos salivales de las glándulas menores, o la calcificación de las acumulaciones de abscesos.

Tratamientos

El tratamiento médico convencional de los tonsilolitos consiste en la remoción de estas piedras a través del legrado o raspaje. Si son más grandes, los tonsilolitos se extirpan a través de la cirugía. La cirugía de amígdalas (amigdalectomía) puede ser necesaria en caso de inflamaciones crónicas.

Entre los remedios caseros más conocidos contra los tonsilolitos se encuentran:

  • Gárgaras: las gárgaras con vinagre pueden ser beneficiosas y ayudar a la disolución de las sales de calcio. En 1/4 taza de agua tibia se agrega una cucharada de vinagre. Otra opción son las gárgaras con enjuague bucal. Esto ayuda a la higiene bucal y a la prevención en la formación de nuevos cálculos. Adicionalmente, las gárgaras con agua y sal también son efectivas si se realizan todos los días para prevenir y evitar el crecimiento de los tonsilolitos.
  • Mantener los canales nasales limpios: de esta manera se evita que llegue material a las criptas de las amígdalas y se acumule allí.
  • Consumir probióticos: los probióticos son bacterias benéficas que ayudan a evitar el crecimiento de aquellas que pueden desencadenar enfermedades y, en el caso de los pacientes con tonsilolitos, la ingesta de probióticos puede ser beneficiosa para evitar el mal aliento.

Referencias

  1. John Chan, Mamun Rashid, Yakubu Karagama. “An Unusual Case of a Tonsillolith,” Case Reports in Medicine, vol. 2012, (2012), pp. 1-3.
  2. Sohit Kanotra, J. Paul. A giant tonsillolith. Indian J. Otolaryngol. Head Neck Surg. (July–September 2008) 60:277–280.