Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD)

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD)

  • A
  • A
  • A
Versión impresaVersión PDF 1521

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD)

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad es una enfermedad que generalmente tiene su comienzo en la infancia y continúa hasta la adolescencia y la edad adulta. Se caracteriza por la dificultad que presentan los niños con esta enfermedad para concentrarse, controlar el comportamiento y por la hiperactividad.

De acuerdo a los estudios, el cerebro de los pacientes con TDAH (ADHD) presenta una maduración normal aunque las funciones cerebrales están, en promedio, 3 años retrasadas. Esto significa que algunas de las regiones cerebrales involucradas en el pensamiento, la planificación y la atención presentan un retraso de aproximadamente un par de años. Las causas de esta enfermedad aún no están dilucidadas. Se cree que existe una interacción entre genes y factores ambientales. Actualmente se están estudiando ciertos componentes alimentarios y el rol de la nutrición en el desarrollo y control de la enfermedad.

Los niños con TDAH presentan estos síntomas:

  • Falta de atención y concentración: se distraen con facilidad, olvidan las cosas y cambian con frecuencia de una actividad a otra porque se aburren.
  • Hiperactividad
  • Impulsividad
  • Dificultad para aprender algo nuevo.
  • No parece escuchar cuando se le habla.
  • Habla sin parar.
  • Tiene problemas para permanecer sentado a la hora de la comida o en la escuela.
  • Tiene dificultad para socializar

Es necesario que se presenten estos síntomas al menos por seis meses para hacer un diagnóstico de TDAH. El TDAH se trata con medicación, psicoterapia, entrenamiento de habilidades y educación. Los estimulantes como el metilfenidato y las anfetaminas son el tipo más común de los medicamentos utilizados para tratar el TDAH. Estos medicamentos activan los circuitos cerebrales relacionados a la atención y el comportamiento, lo que reduce la hiperactividad.

Uno de los fármacos más utilizados es el Adderall. Se trata de una mezcla de anfetaminas que ha sido aprobada en Estados Unidos para tratar el TDAH en adultos y niños mayores de seis años. Actúa a nivel cerebral inhibiendo ciertos neurotransmisores, lo que ayuda a aumentar la concentración y la atención. Sin embargo, se debe tener en cuenta que es un medicamento que debe ser prescripto por un médico psiquiatra ya que tiene cierto potencial adictivo. Además, se debe respetar la dosis.

En ciertos jóvenes que necesitan un aumento en el rendimiento académico se ha popularizado el uso de esta droga. Esto conlleva ciertos riesgos ya que el Adderall puede causar una serie de efectos secundarios que van desde el nerviosismo, inquietud, insomnio, estreñimiento, diarrea y pérdida de peso. La posibilidad de una dependencia en niños es su riesgo potencial más peligroso a largo plazo. Por otro lado, la detención abrupta de su consumo puede llevar a síntomas de abstinencia. Como consecuencia, es de suma importancia buscar ayuda de un médico especializado antes de comenzar el tratamiento del TDAH.

Referencias

  1. Attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD) in children. Mayo Clinic.
  2. Adderall for ADHD?. Dr. Weil. 15/08/2005.
  3. Attention Deficit Hyperactivity Disorder. National Institutes of Health.