Un corazón saludable es un corazón UltraFit

Un corazón saludable es un corazón UltraFit

  • A
  • A
  • A
838

Un corazón saludable es un corazón UltraFit

Un corazón saludable es un corazón UltraFit

Los peores hábitos que dañan tu corazón

No hay dudas de que se trata de uno de los órganos más importantes del cuerpo y que necesitamos cuidarlo para evitar ciertas enfermedades o hasta incluso la muerte. A veces no nos damos cuenta del mal que nos estamos haciendo y esto puede causar muchos problemas y complicaciones. Las enfermedades cardiovasculares ocupan la primera causa de muerte entre hombres y mujeres en PR. Se estima que en Puerto Rico anualmente mueren 5,000 personas debido a esta condición.

En todo el mundo, millones de personas tienen diferentes afecciones cardíacas. En el servicio de emergencias, las consultas y pacientes por infartos son cada vez más frecuentes. Ya que el corazón es uno de los órganos más importantes, porque se encarga de bombear sangre a todo el cuerpo, es preciso que reciba los nutrientes necesarios para cumplir con su trabajo. Muchas veces no lo protegemos como es debido, en gran parte porque no somos conscientes del daño que podemos provocar a nuestro corazón y, por otro lado, porque no conocemos los hábitos negativos o pocos saludables que llevamos hasta que no nos detectan una enfermedad o tenemos los primeros síntomas.

¿Cuáles son los peores hábitos para el corazón?

No tienes que esperar a sentir dolor u opresión en el pecho, sensación de ahogo o entumecimiento del brazo izquierdo para empezar a cuidarte más. Puedes comenzar a proteger tu corazón (y tu cuerpo en general) si dejas de lado los siguientes malos hábitos:

Falta de actividad física

El sedentarismo es cada vez más frecuente en las grandes ciudades, sobre todo porque se suele trabajar en una oficina, delante de una computadora durante muchas horas al día. Al salir del trabajo, un porcentaje bajo tiene voluntad para hacer ejercicio. O a veces, sólo se buscamos adelgazar de forma rápida para estar espléndido en el verano o ocasiones especiales.

Lamentablemente, no hay una cultura del ejercicio como un bien al organismo. Hacer deporte, al menos caminar media hora al día 3 veces a la semana, reducirá las posibilidades de padecer un paro cardíaco, además de disminuir los niveles de azúcar, colesterol en sangre y la presión arterial. Así que ya lo sabes, empieza a mover más el esqueleto, aunque sea con pequeños cambios de hábitos como subir por las escaleras en lugar de usar el elevador.

Beber alcohol en exceso

Si los fines de semana sales a una discoteca con tus colegas o bebes una copa de vino tinto con las comidas no es un problema. Esto puede hasta ser beneficioso para tu salud. Sin embargo, cuando bebes todos los días y en mucha cantidad, sobre todo bebidas muy fuertes (blancas) como el vodka, el tequila o el ron, tus órganos -incluyendo el corazón- empezarán a tener problemas. Por lo tanto, reduce la ingesta de bebidas alcohólicas y si tienes problemas de adicción al alcohol, acude a un especialista.

Colesterol elevado

El colesterol malo en niveles altos es perjudicial para la salud porque recubre las arterias con grasa, la cuál se va adhiriendo a las paredes y no permite que la sangre circule como corresponde. Cuánto más elevado sea el colesterol que tengas, más posibilidades de padecer un paro cardíaco. Siempre es bueno mantener controlado el colesterol, haciéndose análisis de sangre periódicos, comiendo menos grasas, frituras e hidratos de carbono y aumentando la ingesta de frutas como la manzana que tiene la capacidad de depurar la sangre de las toxinas como la grasa.

Exceso de sal

Es verdad que le ponemos sal a la comida para que realce su sabor, pero también existen otras alternativas más saludables como el aceite de oliva, las especias (romero, albahaca, orégano, comino, pimienta), el zumo de limón o el vinagre. Y si no puedes dejar de consumir sal al principio, cambia a una alternativa más saludable, como la sal del Himalaya o la sal marina. El sodio en exceso provoca hipertensión, que aumenta los riesgos de padecer infartos, así como también retención de líquidos y edemas.

Fumar

El mal hábito del cigarrillo es nocivo para la salud en general, porque no sólo contamina los pulmones, sino también acelera el pulso, contrae las arterias principales, provoca irregularidades en los latidos del corazón y produce enfermedades colaterales asociadas al aumento del esfuerzo cardíaco (los fumadores se agitan con más facilidad). Si fumas, trata por todos los medios de dejar el cigarrillo. A los pocos días empezarás a notar las mejorías en tu salud, en todos los sentidos. Nadie dice que sea sencillo, pero deberás hacer el esfuerzo, tu cuerpo (y las personas que te rodean) te lo agradecerán.

La depresión y la ansiedad

Junto con el estrés, son dos de los males más recurrentes en los días que corren. La falta de felicidad en lo que se hace, sumado a las obligaciones que aparecen a diario y esas ganas de que el futuro llegue de una vez por todas, tienen muchos daños colaterales. Si no se tratan a tiempo, ya sea modificando algunos patrones de conducta, la depresión y la ansiedad pueden causar muchos problemas al corazón. En el corazón se reflejan todas nuestras emociones. Trata de tranquilizarte más, hacer yoga, meditación o sesiones de relajamiento que te ayudarán a relajarte.

Dormir poco

Si el cuerpo está desequilibrado en cuanto a las horas de sueño, repercutirá en la salud del corazón. Si duermes lo suficiente (entre 7 y 8 horas al día), vivirás más y mejor. Estarás con todas las baterías recargadas, podrás gozar de buena salud, eliminarás el estrés, no padecerás cansancio crónico, etc.

Comer mal

Si tu menú diario se compone sólo de fast food, comida con alto contenido de grasa, alimentos pre-cocinados o empanados, es más probable que tengas problemas cardíacos. Por el contrario, si consumes más frutas y vegetales crudos, tu corazón estará saludable y estará UltraFit.

Para más información visita www.drsolermic.com.