Uso medicinal de marihuana: aspectos controversiales

Uso medicinal de marihuana: aspectos controversiales

  • A
  • A
  • A
6310

Uso medicinal de marihuana: aspectos controversiales

El uso de la marihuana para tratar diversas condiciones médicas es un tema controvertido y lo ha sido durante algún tiempo. Algunas personas han argumentado que la marihuana posee efectos beneficiosos sobre una variedad de síntomas para justificar su legalización como una medicina en ciertos casos. A menudo, el daño potencial del uso de la marihuana no es considerada en estos argumentos, aunque el riesgo es parte de lo que la agencia Food and Drug Administration (FDA) de EE.UU evalúa al momento de decidir si aprueba o no un medicamento.

¿Qué le hace la marihuana al cuerpo?

Muchos de los efectos de la marihuana (incluyendo sus propiedades psicoactivas o que alteran la mente) se derivan de un ingrediente llamado delta- 9 -tetrahidrocannabinol (THC), que se asemeja a una sustancia química que el cuerpo y el cerebro forman de forma natural. THC se une a las proteínas especializadas, llamadas receptores cannabinoides (CBRS), a las que los otros productos químicos naturales del cuerpo (por ejemplo, la anandamida) normalmente se unen. Los CBR son parte de una red de comunicación vasta conocida como el sistema endocannabinoide (ECS), que desempeña un papel en el desarrollo del cerebro y la función normal. Se agrupan en áreas del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento, la coordinación y la percepción sensorial y el tiempo. Cuando alguien fuma marihuana, el THC estimula los CBRs artificialmente, interrumpiendo la función de los cannabinoides naturales. Una sobreestimulación de estos receptores en las áreas clave del cerebro produce así sus efectos sobre los procesos mentales.

¿Por qué la marihuana no es un medicamento aprobado por la FDA?

Algunos ensayos clínicos han mostrado un beneficio terapéutico para aliviar las náuseas asociadas con la quimioterapia y estimular el apetito en pacientes con síndrome de emaciación (pérdida severa de peso) que a menudo acompaña el SIDA. Sin embargo, la evidencia científica hasta la fecha no es suficiente para que la marihuana sea aprobada por la FDA, ya que no ha habido ensayos clínicos suficientes que muestren que los beneficios de la marihuana son mayores que sus riesgos en los pacientes con los síntomas que tiene la intención de tratar. Por último, la marihuana tiene efectos adversos para la salud, que también deben ser tenidos en cuenta. Debido a que normalmente se fuma, la marihuana puede causar o empeorar los síntomas respiratorios, por ejemplo bronquitis y tos crónica. También afecta la memoria a corto plazo y coordinación motora; retarda el tiempo de reacción; altera el estado de ánimo, el juicio y la toma de decisiones, y en algunas personas puede causar ansiedad severa (paranoia) o psicosis (pérdida de contacto con la realidad). Además, la marihuana es adictiva.

¿Puede la marihuana ser usada para la creación de nuevas medicinas que sean aprobadas por la FDA?

Seguramente sí. Se sigue investigando sobre los posibles usos terapéuticos de la marihuana y sus ingredientes activos. Los medicamentos resultantes prometen el tratamiento del dolor neuropático, la adicción, la esclerosis múltiple, la obesidad, el síndrome del intestino irritable, y otras condiciones.

Referencias

  1. Medical Marijuana Controversy Continues.